Complejo de superioridad

Complejo de superioridad - Blog Campamento de Verano en Málaga - campamentodeveranoenmalaga.com
El complejo de inferioridad se refiere al sentimiento o sensación inconsciente y constante que tienen algunas personas al considerarse menos que otras cuando no tiene por qué ser realmente así. Es un pensamiento muy doloroso que, por lo general, suele aparecer en la infancia, y que si no es tratado puede afectar al desarrollo del niño e influir en su futuro.

Compartir:

Un/a niño/a con soberbia y orgullo no solo tendrá problemas sociales, sino que también se sentirá infeliz. Te contamos cómo evitar que tu hijo/a desarrolle estas actitudes.

Todos los/as padres/madres desean que sus hijos/as gocen de una buena autoestima y un saludable amor propio, ya que esto los ayudará a ser más felices y exitosos/as. Sin embargo, estas cualidades mal entendidas pueden convertirse en soberbia y orgullo, dando lugar a menores que realmente no se quieren y no logran establecer buenas relaciones con los demás. Un/a niño/a prepotente, autoritario/a y que se siente superior, tarde o temprano enfrentará conflictos.

Existen diferentes estilos educativos que pueden llevar a los/as niños/as a ser déspotas y arrogantes. Tanto la falta de límites como el exceso de ellos, la permisividad como la exigencia, pueden conducir a estos resultados. Aunque en todos los casos los/as padres y/o madres hacen lo que consideran más conveniente, es posible que terminen cometiendo errores.

Orígenes del orgullo y la soberbia

Soberbia y orgullo forman parte de las denominadas emociones autoconscientes; es decir, aquellas que experimentamos en relación a nosotr@s mism@s y a nuestros actos. Surgen de una valoración excesivamente positiva de quiénes somos y lo que hacemos. Sin embargo, no solo implican la estima hacia uno/a mismo/a, sino el sentimiento de superioridad respecto al resto.

Un/a niño/a soberbio/a y orgulloso/a considera que está por encima de los/as demás, que es digno/a y merecedor/a de halagos y beneficios especiales. Por lo mismo, suele mostrarse arrogante, presumido/a y altivo/a. Ahora bien, ¿de dónde surge esta actitud de arrogancia? Pues del estilo de crianza aplicado en el hogar.

Por un lado, es importante recordar que los/as niños/as toman a sus padres/madres como las principales figuras de referencia. De estas figuras aprenden cómo pensar, sentir y comportarse. Así, si los progenitores muestran soberbia en el trato con sus hijos e hijas, o con otras personas, los/as niños/as probablemente terminarán por imitar estas actitudes.

Por otro lado, el nivel de afecto y de exigencia que rigen la dinámica de la familia también tienen una gran importancia. Los/as pequeños/as necesitan sentir amor, aceptación y validación por parte de sus progenitores; si no obtienen este afecto y reconocimiento pueden desarrollar la arrogancia y el orgullo como una defensa, una máscara que les ayude a compensar su sentimiento de poca valía.

Del mismo modo, unos/as padres y/o madres excesivamente exigentes que colocan sobre el/la niño/la unas expectativas poco realistas pueden obtener similares resultados. Recalcar constantemente al/la menor que ha de ser el/la mejor, que debe sobresalir, ganar y ser exitoso/a es negativo.

¿Cómo formar a mi hij@ sin generar estos comportamientos?

Aunque pueda parecer lo contrario, la soberbia y orgullo denotan una falta de autoestima y una gran inseguridad. Estas actitudes son defensivas, como un modo de compensar la baja consideración que tienen de sí mismos/as.

Por ello, resulta primordial que ayudes a tu hijo/a a lograr una autoestima sana y sólida, que le enseñes a amarse, aceptarse y confiar en sí mismo/a. Incluso aunque cometa errores.

Además, existen una serie de pautas que pueden ayudar a evitar la soberbia y el orgullo en tus hijos/as:

  • Ámalo y acéptalo incondicionalmente: desde que nace, asegúrate de cubrir sus necesidades emocionales, de mostrarle afecto y prestarle atención. De este modo, evitarás crear heridas y carencias que luego tenga que compensar.
  • Evita exigir en exceso: recuerda que, como todo ser humano, cometerá errores y tendrá defectos y áreas de mejora. Ayúdale a comprender que no hay nada de malo en esto, que tiene derecho a equivocarse y a no ser perfecto/a. No por esto deja de ser válido/a.
  • Fomenta la empatía desde sus primeros años: anímale a ponerse en el lugar de otras personas, a tratar de comprender cómo se sienten y a preguntarse cómo se sentiría él/ella en su lugar. Las emociones son la esencia que todos y todas compartimos.
  • Establece límites saludables: mantente firme en su cumplimiento. Esto enseñará a tu hijo/a a tolerar la frustración, a comprender que no siempre todo es como quiere.

¿Cómo corregirlos cuando ya está la actitud presente?

Puede que sin ser consciente, ya hayas cometido algunos de estos errores en la crianza y estés percibiendo cómo tu hijo/a se convierte en una persona arrogante y orgullosa. Sin embargo, aún puedes rectificar y ayudarle a deshacerse de estas cualidades indeseables.

Para ello, aplica los siguientes puntos:

  • Comienza a asignarle responsabilidades acordes a su edad: al colaborar y compartir esfuerzos con el resto de los miembros del hogar comprenderá que es uno más del grupo, con derechos, pero también deberes.
  • Anímale a hacer autocrítica: cuando cometa un fallo o dañe a otra persona, ayúdale a identificar las consecuencias de sus actos y explícale la importancia de disculparse y enmendar su error.
  • Muéstrale el valor de la compasión: cuando somos empáticos/as con las demás personas, cuando ayudamos, consolamos y apoyamos, experimentamos emociones agradables y positivas. Mucho más que cuando criticamos o humillamos. Así, invita a tu hijo/a a hacer algo bueno por los/as demás y a sentir en carne propia esa recompensa natural del altruismo.
  • Refuerza su autoestima: un/a niño/a que se ama y se sabe amado/a no necesita recurrir a la soberbia para sentirse mejor.

En suma, evitar la aparición de soberbia y orgullo en niños y niñas es una tarea que se logra mediante la educación en el hogar. Trabajar la empatía, la humildad y la inteligencia emocional es fundamental para que los/as pequeños/as aprendan a valorarse y valorar a las personas al mismo tiempo.

Esperamos que este artículo de Elena Sanz, licenciada en Psicología infantil, te ayude a localizar ciertos comportamientos en tus “peques” con el tiempo suficiente para reconducir actitudes que les van a hacer mucho mejor persona en un futuro. En Vals Sport te ayudamos en todo lo que esté a nuestro alcance.

Compartir:

Más en el blog...

5 motivos para ser monitor de ocio y tiempo libre - Blog Campamento de Verano en Málaga - campamentodeveranoenmalaga.com
Campamentos

5 motivos para ser monitor de ocio y tiempo libre

Si tienes intención de dedicarte a la docencia, el hecho de ser monitor te proporcionará técnicas y recursos para la educación. Si tienes curiosidad y ganas de trabajar con niños en verano te servirá como experiencia personal enriquecedora.

Especialización deportiva en los peques: ¿bueno o malo? - Blog Campamento de Verano en Málaga - campamentodeveranoenmalaga.com
Campamentos

Especialización deportiva en los peques: ¿bueno o malo?

El concepto de especialización deportiva en jóvenes es relativamente reciente y se refiere a la realización de entrenamientos específicos de un deporte concreto renunciando a otros, asociándose de manera habitual a connotaciones negativas atendiendo a la salud general y las altas incidencias de lesiones.

Descubre más historias en el blog de Campamento de Verano en Málaga

campamentos-de-verano-en-malaga-chicos1

Do You Want To Boost Your Business?

drop us a line and keep in touch

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
¡Hola!

Gracias por visitarnos.
Cuéntanos, ¿en qué podemos ayudarte?